“No hay decisión política para cuidar el arbolado”

Laura Mudano, profesora de Biología y referente en el distrito sobre la protección del arbolado urbano, explicó en diálogo con FM Líder 98.9 las consecuencias negativas de la poda. Esta semana, estará nuevamente en el programa“La mañana de todos”.

Muchas veces, a raíz de las necesidades inmediatas que se producen en las ciudades, se pierde de vista lo esencial. Las cuestiones a largo plazo se postergan, o se minimiza su importancia. Por esta razón, la profesora de Biología Laura Mudano, decidió hacer visible que actualmente en el distrito hay una poda ensañada hacia los árboles, que provoca la muerte de estos u ocasiona la enfermedad que trae como consecuencia su tan temida posterior caída. De esta manera, expresó algunos lineamientos sobre el tema.

“El principio nuevo de arboricultura es que lo mejor para el árbol es no podarlo“, fue una de las afirmaciones que más quiso dejar en claro la profesora. En el desarrollo que dio como fundamento, expresó que el árbol tiene una estructura natural que hay que respetar. “El árbol maneja la energía con la que viene el viento, porque la va repartiendo en todas sus ramas y follaje. Esa energía a medida que va bajando por el tronco, va a ser menor. Cuando llega finalmente al suelo, a las raíces, pasó el riesgo”. De esta manera, cuando se realiza una poda innecesaria y sin conocimiento en un árbol, se esta desestabilizando al ser vivo, lo que puede ser perjudicial para el mismo árbol y sus circundantes. Es ahí cuando hay riesgo de una caída.

Otro de los problemas de la poda que mencionó Mudano, fue que el corte provoca la entrada a microorganismos y agua de lluvia que pueden desencadenar la pudrición en el interior de la madera. “Un árbol pasa a estar enfermo cuando en vez de una poda correctiva se hace una mutilación”, expresó la referente. A continuación, explicó a grandes rasgos en qué consiste la acción correctiva: “hay que sacar las ramas secas, las que están en riesgo.  La poda en las demás ramas no tiene que exceder los 10cm de diámetro, porque sino se perjudica al árbol cuando empieza la primavera ya que se lo despoja al árbol de sus futuros brotes”.  En cuánto al modo de corte,  el mismo debe ser a bisel, es decir en forma oblicua. Según explicó la educadora, no se debe cortar transversal o derecho, ya que ahí el ingreso de agua a la madera es directo. En cambio, en un corte a bisel, el agua resbala y no entra al interior. Un punto a parte son las canteras para los árboles de vereda: “la cantera mínima apropiada debe ser de 1 metro, o 90cm x 90cm. Esta todo estudiado, el suelo es muy importante para el árbol por la aireación. Si alrededor del árbol hay cemento, las raíces se mueren”. Asimismo, agregó: “si dentro de dos años, el árbol se cae, vamos a decir que la culpa es del árbol, en vez de pensar en quien hizo mal la vereda”.

Laura Mudano explicó que los conceptos sobre la no poda, y el cuidado de los árboles están dentro de lo que actualmente se denomina “infraestructura verde urbana”, novedad dentro de disciplinas como arquitectura y urbanismo que se dedican a la planificación de las ciudades. “En las grandes ciudades del mundo hoy en día primero se piensa en los árboles y luego en cómo se planifica la ciudad”, destacó Laura. Para ella actualmente no hay conciencia sobre los beneficios de los árboles, como lo son su producción de oxígeno y la necesaria sombra, porque como no se mueven ni se quejan, la gente piensa que no respiran ni viven.

Por otra parte, la ambientalista expresó que en la falta de cuidado de la naturaleza, el tema también involucra a las autoridades de la comunidad. Ella viene desde el año 2012 preocupada por el arbolado en el distrito. Ya desde aquel momento cuando pidió una entrevista en Espacios Verdes, hasta el día de hoy, ve lo siguiente: “En Escobar no hay gente especializada en Espacios Verdes ni en poda. No saben planificar una vereda para que pase una silla de ruedas y que a la vez el árbol siga viviendo”. La docente explicó que se necesitan inspectores capacitados en arbolado, que puedan asesorar a los vecinos sobre sus árboles, y además que trabajen sobre el arbolado público. A su vez, destacó lo siguiente: “antes de inspectores, necesitamos decisión política. Yo no veo decisión política en el Municipio de Escobar de cuidar el arbolado”.

La vecina Laura Mudano ya ha iniciado hace tiempo tres expedientes con alrededor de mil firmas adjuntas: el Nº11710 en la Defensoría del Pueblo, el Nº 201348 en la Municipalidad de Escobar, y el Nº 16135/18 en el Concejo Deliberante. Todavía no obtuvo respuestas, ni tampoco sobre la entrevista que pidió tener con el intendente Ariel Sujarchuk.

Si bien el tema es muy amplio, Laura Mudano quiso dejar en claro que no se pueden perder más los espacios verdes en el distrito. Desde el árbol de la vereda, bien social que no puede tocar el vecino, hasta el arbolado de las plazas. Por esta razón, sigue involucrada en el tema, junto con otros adeptos, para que no se pierda el patrimonio arbóreo del distrito, valor inigualable de la zona que lo diferencia de Capital Federal.

A %d blogueros les gusta esto: