Nuevo escándalo de famosos involucra al country Septiembre

Tras los recordados “escraches” contra el ex intendente Luis Patti, además de otros episodios, pareciera no haber descanso para los vecinos del barrio cerrado escobarense, ahora en medio de un litigio por una propiedad entre la famosa modelo y conductora, y su ex pareja, acusado de violencia de género.

Tal como salió publicado en los medios nacionales, la conductora argentina Julieta Prandi denunció a su ex porque le prohibió el ingreso a una propiedad de la que ambos son titulares en el Country Septiembre de Escobar.

Esta situación se dio en el marco de un divorcio y diversas acusaciones de violencia de género por parte de la modelo hacia su ex, Claudio Contardi, de quien se separó tras diez años de relación.

Ahora, a este conflicto se le sumó un nuevo capítulo, el cual involucra a nuestro distrito: a Julieta le llegó información de que en su propiedad, ubicada en el lote 317 del Country Septembre, nuevamente había movimiento luego de que el anterior inquilino se retirara en agosto. Dicho inmueble forma parte de los bienes conyugales de la ex pareja, motivo por el cual no es posible administrarla sin el pleno consentimiento de las dos partes.

Temerosa de que la casa se encontrara en alquiler sin su consentimiento, la damnificada se presentó en el barrio con su abogada y una escribana de jurisdicción local para labrar un acta y constatar quién se encontraba viviendo allí. Insólitamente, la seguridad del barrio no le permitió el ingreso a pedido del mismo Claudio Contardi, quien también ordenó que no se le brindara información acerca de quiénes estaban ocupando su casa.

Ante esta situación, que involucró a personal policial en el ingreso al barrio, vecinos de Septiembre se mostraron molestos de tener nuevamente un escándalo mediático en puerta, primero con la restricción del acceso de la modelo a su propiedad, y segundo con la exposición pública de su lugar de residencia que toda esta situación generó.

En comunicación con este medio, los habitantes manifestaron su descontento tras verse otra vez involucrados en un escándalo de estas características, más aun cuando en un gran porcentaje se trata de personas que llegaron al distrito en busca de un lugar tranquilo y reservado para vivir con sus familias.

A %d blogueros les gusta esto: