Liberan en La Pampa 19 cardenales amarillos recuperados en Escobar

Esta ave es una de las principales víctimas de tráfico ilegal de animales. Fundación Temaikèn realizó la reinserción y ya son 59 los ejemplares de este tipo devueltos a su hábitat desde el inicio del programa, en 2017.

Hace unos meses el Centro de Rescate de Fundación Temaikèn (CRET) recibió un grupo de cardenales amarillos rescatados del tráfico y el mascotismo que fueron derivados por el ECAS-Centro de Rescate de Fauna Provincia de Buenos Aires.

Dado que se desconoce el tiempo que habían permanecido cautivas estas aves, fue necesario preparar a los animales antes de su reinserción, y verificar que contaban con las habilidades mínimas para sobrevivir en la naturaleza.

Cabe señalar que estas acciones, cuyo principal objetivo es revertir los efectos de tráfico ilegal, vienen siendo llevadas a cabo por tercer año consecutivo desde la Fundación Temaikèn, sumando ya 59 cardenales amarillos rescatados en total desde el inicio del programa, gracias a un trabajo conjunto con la UBA-Conicet y las Direcciones de Fauna de Provincia y Nación.

En esta oportunidad fueron 19 las aves en peligro de extinción que fueron reinsertadas en su ambiente natural, en la provincia de La Pampa, tras un meticuloso trabajo por parte de diferentes organismos gubernamentales, científicos y ONGs.

Las mismas habían sido capturadas y extraídas de su ambiente natural, el Espinal, para vender en el mercado ilegal. Gracias a los resultados de los análisis genéticos realizados por el Laboratorio de Ecología y Comportamiento Animal (UBA-CONICET) se pudo conocer la población geográfica de las que fueron extraídas, para así liberarlas en el mismo lugar.

Previamente al traslado de regreso a la naturaleza, se le colocó a cada uno anillos de identificación y un pequeño radiotransmisor que permite realizarles seguimiento en terreno durante meses. Esta labor es realizada por investigadoras de la UBA, con la colaboración de personal voluntario, permitiendo así conocer más sobre su comportamiento en la naturaleza y verificar el éxito de la liberación.  Este monitoreo ha permitido, en años anteriores, comprobar que los cardenales amarillos recientemente liberados formaban parejas casi inmediatamente, e incluso se llegó a registrar el armado de nidos y puesta de huevos, motivo por el cual este año se planea realizar un seguimiento completo de cada uno de los nidos encontrados.

Cabe señalar que las aves son una de las principales víctimas del tráfico ilegal, del cual se estima que solo 1 de cada 10 animales sobrevive, y que además se encuentra entre las actividades de mayor movimiento de dinero en el mundo. Los centros de rescate son una herramienta fundamental para recibir, dar tratamiento veterinario de ser necesario,  rehabilitar y luego reinsertar en la naturaleza a los animales afectados por este tipo de amenazas que afectan gravemente a la fauna silvestre. En los últimos 16 años el Centro de Fundación Temaikèn ha rehabilitado y reinsertado más de 4.200 animales, entre los que se encuentran especies amenazadas como el ciervo de los pantanos, cardenal amarillo, aguará guazú, monos carayá  y oso hormiguero.

El procedimiento

Antes de liberarlos, estos animales debieron pasar por un chequeo médico, luego del cual comenzó el proceso de rehabilitación. En él, se comprueba que las aves estén en condiciones físicas y comportamentales para volver a su respectivo ambiente. “Este proceso es muy complejo, por un lado porque son animales muy territoriales y deben mantenerse en ambientes aislados unos de otros, y por el otro, porque es necesario realizarles ejercicios de vuelo y hasta una prueba de capacidad de reconocimiento de predadores”, explicaron desde la Fundación Temaikèn. Si se llegaba a comprobar que no se sentían amenazados por la presencia de un ave de caza, se procedía a realizarles un entrenamiento con animales reales, embajadores del centro de rescate, hasta lograr la reversión de este comportamiento. De esta manera, sólo se liberaron aquellos animales que demostraron habilidad de vuelo, búsqueda de alimento y capacidad de huida ante predadores.

Tanto en nuestro país como a nivel internacional, las poblaciones de estas aves han sido categorizadas como “especie en peligro de extinción” debido al decrecimiento de su población, siendo sus principales causas la captura para la venta ilegal como ave de jaula, por su canto y plumaje vistoso; y la destrucción de su hábitat, por la explotación maderera y la extensión de la frontera ganadera agrícola.

Para erradicar el tráfico ilegal y el mascotismo de animales silvestres, se debe:

  • No comprar animales silvestres. Los únicos animales mascotizados que se pueden tener en un hogar de familia son los perros, los gatos, pequeños roedores como hamsters, peces como el carasius y canarios.
  • Detener el mercado ilegal de animales silvestres: Si hay animales a la venta, aunque esté visiblemente en malas condiciones, no deben ser comprados por lástima. Al pagar por ellos sólo se está incentivando esta industria.
  • Denunciar lugares en los que se comercializan animales ilegalmente. Hacer una denuncia a la Secretaría o Dirección de Fauna local, ya que es el único organismo oficial que puede tomar denuncias de este tipo.

.         En caso de encontrarse con un animal en peligro o vulnerado, también se sugiere contactar a la autoridad del distrito para que puedan brindar asistencia

A %d blogueros les gusta esto: