Una estudiante garinense de peluquería ganó la Copa Salón Look

Micaela Riedel comenzó a estudiar estilismo hace seis meses, cuando se decidió a encarar ese gusto que tenía pendiente. Este octubre se llevó la gran sorpresa de ganar un premio al mejor peinado, maquillaje y vestuario.

Una joven vecina de Garín fue premiada en la Copa Salón Look que se disputó en Costa Salguero, la competencia que reúne a estudiantes y profesionales de la belleza de las academias Alta Capacitación Profesional (ACP) de distintos países. La copa distinguió a Micaela Riedel de 21 años entre 70 participantes, y la recibió junto a Sol Bernard, la amiga y modelo que eligió para portar el peinado.

La inscripción a este concurso se dio a partir de que los profesores de Micaela, después de seis meses de ver su desempeño, empezaron a decirle que se largara a ser parte de esta competencia que fomenta la especialización de quienes se dedican a estas áreas de belleza. Después de analizarlo, y comentarlo con sus allegados, la estudiante de peluquería se decidió a llenar la planilla para participar.

 “En el primer momento todo fue muy nuevo. Siempre había participado de competencias, pero bailando”, dijo Micaela, y además contó que si bien estaba nerviosa, ella fue más como una experiencia: “fui para vivirlo y disfrutarlo, la verdad que no me esperaba lo que pasó”.

La preparación antes de la jornada en Costa Salguero consistió en varios pasos. La joven tuvo que realizar seis clases con entrenadores, además de tener que buscar una modelo que se adecuara con las características que le pedía el reglamento. “Me costó bastante encontrar a la modelo, me limitaba bastante las características que se pedían. Hasta que luego pensé en Sol Bernard”. Ella cree que sin Bernard, los resultados no hubiesen sido los mismos, porque repite continuamente que los logros se debieron a que juntas eran un equipo.

Este premio es un gran incentivo para la carrera profesional de Micaela Riedel, pero además, ella lo ve como una de tantas señales para seguir en este camino, ya que si bien desde pequeña amaba peinar, al terminar el colegio y pensar a qué dedicarse, buscaba carreras académicas. Lo que más resaltó y agradeció fue el apoyo de su familia, ya que un día su papá le dijo “¿de qué te sirve tener un título universitario para tenerlo colgado?”.

 Es interesante escuchar como la joven reflexiona sobre sus propios pasos, al recordar que antes de anotarse a estudiar peluquería, ella estaba esperando el pase para la carrera de Farmacia pero nunca llegaba el trámite. “Uno a veces no sabe para dónde disparar, pero la vida te va dando señales”. Micaela en el 2016 había arrancado el Ciclo Básico Común (CBC) para la carrera de Arquitectura en la Universidad de Buenos Aires, y lo terminó en un año, tiempo al que aspiran muchos estudiantes, pero se dio cuenta que no le gustaba. “Era tirar todo lo que había estudiado, pero por suerte mis papás me apoyan en todo”, dijo la joven estilista, y explicó que lo mismo le sucedió con el CBC para la carrera de Medicina, para la cual sentía que para seguir si o si tenía que tener esa vocación. Al final de narrar el camino que la llevó hasta aquí, expresó: “Mientras hacía todo eso, yo peinaba, y me di cuenta que no encontraba otra cosa que me apasionara más que eso”.

A %d blogueros les gusta esto: