110 años para la Escuela Nº 4

“GRANADERO JUAN MATEO GELVES” – Desde marzo de 1909, con cambios de sede y luego edificio propio, este lugar ha abierto sus aulas para formar a los niños.

La institución educativa ubicada en Belén, festejó otro aniversario rodeado de la comunidad y las autoridades. La lluvia de la mañana, más que dificultar la celebración, resaltó el compromiso y el sentirse parte de todos aquellos que la han formado.

Del acto participaron exalumnos y exdocentes, además de los integrantes actuales e invitados especiales. El director Alexis Thompson fue quien dirigió las palabras para los presentes, e hizo alusión principalmente al equipo de trabajo que tiene el colegio: “cuando en una escuela todas las piezas encajan y somos todos importantes, una semilla se transforma en un árbol, y surge por su propia naturaleza. A mí me toca ser en este momento el portavoz de todo el trabajo de un equipo, que hoy se ve reflejado, y las familias lo ven diariamente”.

Los granaderos acompañaron la gala, a manera de homenaje a Juan Mateo Gelves, granadero que da nombre a la escuela. Ellos además escoltaron a las banderas de ceremonia en el escenario. Entre otros momentos del evento formal, se descubrieron dos placas, una de ellas del intendente Ariel Sujarchuk y la otra de Leandro Costa, manera en la que se hicieron presentes.

 El director también invitó a la comunidad a recorrer el túnel del tiempo, una actividad realizada con dedicación, en la que historiadores, investigadores, docentes y alumnos participaron recolectando mucha información para contar un poco más sobre la identidad y el camino recorrido de la Escuela Nº 4.

Otra cosa fuera de la rutina que marcó la diferencia de cumplir años, fue que durante toda la semana hubo visitas para izar la bandera en la formación con los chicos, desde inspectores, hasta los mismos historiadores e investigadores que participaron del proyecto informativo.

Cada opción elegida para festejar estos 110 años, tuvo detrás mucho trabajo, cosa que Thompson no pasó por alto. El foco en esas propuestas, y en lo cotidiano para él es el mismo: “Siempre hay cosas para mejorar. La escuela sigue estando abierta, para poder escuchar, y resolver lo que tengamos que resolver. Siempre el centro de todo nuestro trabajo son los niños. Cada vez que nosotros presentamos un proyecto nuevo es pensando en qué va a ser lo mejor para ellos”.

A %d blogueros les gusta esto: