“Queremos agradecer a los héroes de Catalina”

Los papás de la pequeña, Rosa y Ariel Alegre, visitaron este matutino con el objetivo de hacer público su agradecimiento, porque la pequeña Ámbar Catalina hoy vuelve a sonreír gracias a dos efectivos policiales de Escobar que actuaron con celeridad frente a una emergencia.

El matrimonio reside junto a su familia a cinco cuadras de la posta policial. Todo comenzó el pasado viernes por la noche, cuando Catalina, de sólo ocho meses de vida, se encontraba tomando la teta y se ahogó. Seguidamente vomitó, y cuando le dieron la vuelta para limpiarla, comenzó a convulsionar.

Tras notar que la bebé no respiraba, ya rondando las 00.30, en las primeras horas del día sábado, la subieron en un auto para llevarla al hospital. Al pasar por la posta policial, su tío solicitó auxilio a los uniformados, quienes se hicieron cargo de practicarle los primeros auxilios. El resto es historia.

“La pusieron boca abajo y le realizaron maniobras de compresión en el pecho con la mano, con la otra le golpeaban la espalda”, rememoró su madre, Rosa, en entrevista con grupoeldiario.com. “Mientras tanto, llamaron a la ambulancia y al ratito vinieron los del SAME” completó, acompañada por su esposo, Ariel Alegre, quien destacó la “buena actuación de la posta policial, de Defensa Civil y del SAME”. Cuando llegó la ambulancia le pasaron oxígeno manualmente y la llevaron al hospital Erill, en donde estuvo internada por 24 horas, hasta el domingo al mediodía, con convulsión febril.

Tras la visita a este matutino, la familia se acercó hasta la posta policial ubicada en Av. San Martín y Mosconi, con el fin de brindarles el merecido reconocimiento personalmente. Gracias a esto, Catalina pudo reencontrarse con sus salvadores, los efectivos Ailén Galván y Víctor Añón.

“Queremos agradecer a los héroes de Catalina, a todo el conjunto de Defensa Civil, a la ambulancia y al doctor, todos actuaron muy rápido. También al Hospital Erill por su buena atención, a las dos doctoras y dos enfermeras que enseguida la reanimaron y le pusieron oxígeno. Nos dijeron al principio que no llegaba al hospital, y que si llegaba iba a ser con secuelas, que prácticamente iba a llegar con un paro. Pero no fue así, gracias a los muchachos que le hicieron la reanimación”, finalizaron.

A %d blogueros les gusta esto: