Dos savienses  fueron campeones sudamericanos de ‘wushu’

La profesora y su alumno, consiguieron otro título para el medallero y generaron orgullo local.

Andrea Palomo representa al país en la selección nacional de Wushu, y obtuvo el primer puesto en el campeonato sudamericano que se realizó el 24 y 25 de agosto en La Paz, Bolivia. Otra gratificación para la localidad fue que Nicolás Sequeira, alumno de Palomo, fue también el campeón en su categoría.

El deporte en el que Andrea y Nicolás se desempeñan es un arte marcial de origen chino, que tiene diferentes modalidades. Los dos compitieron en la que refiere al combate.  Nicolás Sequeira empezó a entrenar con la atleta hace tres años, y ya en torneos anteriores se ha consagrado como campeón nacional, y en otras oportunidades el segundo puesto.

La campeona Andrea Palomo por supuesto ya tiene experiencia en el triunfo, ya que el año pasado obtuvo el mismo título en Uruguay, y salió tercer puesto de esta disciplina en los juegos panamericanos. Pero este campeonato, fue especial para ella, y el puesto corona un momento importante en su carrera: “En este sudamericano me despedí como atleta. Tenía la idea de hacerlo en el mundial que se realiza en octubre en China, pero la situación económica es complicada como para solventar el gasto, ya que nuestro deporte es amateur”, dijo.

El retiro como competidora de Palomo se debe a que el reglamento permite competir hasta los 40 años, edad que cumple ahora. Pero para una mujer que pertenece a la selección desde los 22 años, y hace kung-fu desde los 10, no es una idea dejar este deporte, sino tomar otro rol: “Sigo estando como entrenadora, y espero llevar muchos más atletas a lo que es la selección nacional”.

Su comienzo en las artes marciales desde tan pequeña se debió a la curiosidad que le dio ver a compañeros que practicaban este tipo de artes marciales. Ya desde ese momento  le empezó a interesar. Si bien tuvo algunas pausas porque tiene dos hijos,  siempre retomó. La atleta destaca que ellos la acompañan mucho, principalmente porque es un sacrificio en todo sentido: “entrenar todos los días, doble turno y hacer dietas específicas para dar con el peso de la categoría, hacen que a veces te tengas que privar de reuniones familiares. Gracias a dios me apoyan y entienden mis ausencias.  Ellos me acompañan siempre”.

A %d blogueros les gusta esto: