CUDEC sigue organizándose para mejorar el barrio

El Centro Urbanístico del barrio El Cazador (CUDEC) sigue participando activamente para desarrollar ideas por el bien común de sus residentes. En esta oportunidad se ocuparon de la cartelería vial de la zona, el tendido de fibra óptica para las cámaras de seguridad y un registro de datos y chapas para las mascotas de los vecinos de El Cazador.

La conocida función del CUDEC ha sido siempre la de preservar el carácter residencial del Cazador, por lo que es sabido que formaron parte de la construcción del destacamento policial, la entrada actual del barrio, y erigieron el mástil marinero junto a la imagen de Nuestra Señora de Luján. Por esto, desempeñan su rol de asociación civil sin fines de lucro para que esa zona de Escobar se mantenga confortable para vecinos y visitantes.

Los carteles viales se realizaron recuperando los antiguos que estaban dañados, para aprovecharlos y no producir más residuos. De esta manera, los que estaban separados ya para destruir por las roturas propias del paso del tiempo, se decidió reciclarlos. El personal de la Unidad de Gestión Comunitaria (UGC) los decapará, mientras que el CUDEC se encargará de plotearlos. Entre estos, se encuentran carteles de lomos de burro y de máxima 40, que se colocarán en cuanto estén terminados. Otro tipo de cartelería que ya se ha colocado es la de las calles de loteo del fondo del barrio. Ante el trabajo realizado, difunden que en caso de que se observe que falta algo o que lo colocado esta vandalizado, que sea rápidamente informado a los miembros del CUDEC, vía e-mail o por whatsapp.

Otro motivo importante para los miembros del barrio es la seguridad. Por esta razón, el año pasado habían presentado como proyecto para el presupuesto participativo la instalación del tendido de fibra óptica, para que luego se puedan conectar las cámaras instaladas por el CUDEC en la zona oeste del barrio a la red de monitoreo municipal. Las cámaras que actualmente están en la red de monitoreo son las de la entrada principal, que en total son seis.

Si bien las anteriores causas son cuestiones comunes a la comunidad, los vecinos también se organizan por sus cuestiones personales, como lo son las mascotas de cada familia. El valor que significapara cada vecino el integrante animal fue suficiente para que se pusieran de acuerdo y realizaran chapas de identificación de cada una, para que sea más fácil reconocer cuando alguna de ellas esté extraviada.

A %d blogueros les gusta esto: