Gravísima denuncia de padres contra el Colegio del Norte

Gonzalo y Julieta son los papás de JM, un menor de tres años de edad, a quien retiraron del establecimiento educativo luego de que manifestara numerosos indicios de haber sido abusado sexualmente.

En entrevista exclusiva con grupoeldiario.com, los progenitores contaron los pormenores de las dos denuncias que fueron realizadas contra el Colegio del Norte de Belén de Escobar.

“Nos empezaron a llamar la atención ciertas actitudes como el tener miedo de ir al baño solo. Nos decía que alguien lo iba a agarrar del cuello en el baño, que alguien lo iba a tocar, que le iban a meter algo en la cola, que tenía la cola lastimada y que le salía sangre. A raíz de eso nos a acercamos al colegio a indagar sobre el porqué de este comportamiento, momento en que nos llamó poderosamente la atención encontrarnos con un caso totalmente igual al de JM y que nose haya informado a ningún padre ni nada por el estilo de lo que estaba pasando”, explicó Gonzalo.

Tras las denuncias radicadas en Fiscalía y Comisaría de la Mujer y la Familia, y luego de un par de reuniones con las autoridades del colegio, se procedió a seguir un protocolo con intervención de la Inspección General de Escuelas Privadas. Dado que se trataba de infantes, el caso fue remitido a Niñez y luego de trascurrido un tiempo, los denunciantes sentían que los peritajes se estaban extendiendo demasiado sin enfocarse realmente en el problema.

“Después de eso JM empieza a manifestarnos otras cosas, que la maestra era mala, que le tiraba el pelo y la oreja, que lo ponía en penitencia… En ese momento pensábamos que era un reto normal cuando se portaba mal, como en cualquier jardín, hasta que nos confesó que la señorita los tocaba a él y a sus compañeritos, y los obligaba a tocarse entre ellos”, contó el padre con horror.

Luego de este testimonio se radicó una segunda denuncia contra la docente, que al día de hoy continúa dando clases en el establecimiento.

“Espero de la Justicia haga lo que tenga que hacer, que se investigue y se llegueal fondo de esto. Que los directivos del colegio entiendan que no es un juego de nenes como ellos me dijeron, que no es gracioso que los nenes se toquen entre ellos. Cuando él se sienta más seguro y quiera dar el paso de volver a un jardín, vamos a acompañar esta decisión. Por el momento vamos a asegurarnos de intentar dejarlo tranquilo y prometerle que esta mala experiencia no se va a repetir”, finalizó Julieta.

A %d blogueros les gusta esto: