La Policía Bonaerense separó a dos efectivos por la muerte de Jesùs Dos Santos

Dos oficiales de la DDI de Zárate-Campana fueron separados de la fuerza, sospechados de estar involucrados en el accidente vial que terminó con la vida de un joven de  Loma Verde, en febrero del 2017.

A más de dos años del trágico accidente que enlutó a la comunidad de Escobar, y del incansable pedido de Justicia por parte de la familia y los amigos del joven motociclista, la Policía Bonaerense separó de la fuerza a dos de los tres efectivos sospechados, quienes se desempeñaban en la Dirección de Drogas Ilícitas (DDI) de Zárate-Campana.

El accidente tuvo lugar en el kilómetro 59 de la autopista Panamericana, y desde entonces se sospechaba que los ahora separados de la fuerza, junto a un tercer efectivo, viajaban en el vehículo marca Volkswagen de color negro que habría chocado a la moto Honda Titán color rojo. El Joven Dos Santos salió despedido  y falleció tras golpear violentamente contra el asfalto.

Tras años de buscar testigos del accidente y en medio de dudas si existía un encubrimiento por parte de la policía zonal, la familia ahora informó sobre la separación de los efectivos , quienes resultan ser los oficiales Juan Martín Espíndola (23) y Emilio Mongillot (21)

 “Según tengo entendido, ellos están imputados, pero no procesados. Ya prestaron declaración indagatoria, pero para nosotros mintieron: dijeron que vieron a Jesús cuando los pasó con la moto y que después vieron el accidente, que ellos no fueron. ¿Cómo puede ser? Si el ABL -sistema de rastreo satelital que utiliza la Policía- dice que a esa hora estaban ahí…”, explicó Rojas, aduciendo que los oficiales declararon eso porque “se quieren sacar el problema de encima”.

Asimismo, se confirmó que en el auto que era utilizado de incógnito por la DDI viajaba una tercera persona: la capitana Mónica Isabel Salinas, quien, extrañamente, no fue separada de la fuerza. “Ella no, porque tiene chapa”, señaló la vecina lomaverdense, quien volvió a exigirle al fiscal de la causa, Gonzalo Ferreirós, de la UFI y Juicio N°5, más trabajo y celeridad “para que la causa no caiga en el olvido”.

“Le pido al fiscal Ferreirós que trabaje, que se ocupe de buscar los testigos oculares, que es algo elemental y todavía no lo tenemos”, señaló Rojas, con la angustia y el dolor que solo una madre puede sentir.

Por lo pronto, dos de los tres agentes presuntamente involucrados en la muerte de su hijo fueron separados de la Policía Bonaerense y eso puede resultar un muy buen indicio en su búsqueda de Justicia.

A %d blogueros les gusta esto: