Fin a una avivada criolla

La Dirección de Inspección de Comercio dio de baja la cuenta de una presunta remisería que había sido denunciada por los clientes por su forma irregular de funcionar.

El lunes de esta semana, el local que había sido indicado como remisería por el dueño del único auto habilitado fue inspeccionado y su permiso dado de baja toda vez que el local se encontraba totalmente vacío, desocupado, y nunca se había montado allí una remisería. En las últimas horas  se habría notificado al comerciante para que se acerque a realizar el cese formal de actividad.

En nuestra edición del día miércoles 20, este matutino daba a conocer una nueva y extraña modalidad de servicio de autos al instante que no era “ni remís ni Uber”. La maniobra consistía en conseguir pasajeros a través de un número telefónico de una falsa agencia de remís, publicado en la web o distribuido a través de cadenas de WhatsApp, y realizar el servicio de remís sin tener agencia funcionando.

Mientras El diario difundía la preocupación de los vecinos sobre una presunta irregularidad que no garantizaba ni seguro de pasajero, ni que el chofer tuviera registro profesional, las autoridades del área de Inspección de Comercio ya se encontraban actuando para evitar dicha anomalía. Según pudo conocerse, el dueño de la agencia había declarado y acercado los papeles de un solo vehículo y faltaba cumplimentar los datos de los restantes para completar los turnos. Sin embargo, cuando Comercio intentó llevar a cabo una inspección comprobó que la agencia nunca había sido montada.

Cabe recordar que la irregular maniobra consistía en que, tras la llamada telefónica del cliente a la supuesta remisería, las unidades llegaban al punto indicado saliendo directamente desde los domicilios de los choferes o desde algún punto de la ciudad.

“Es como contratar un Uber, ya que no cuentan con una remisería radicada en el distrito. La tarifa es menor a la de otras agencias, porque, evidentemente, no pagan ningún tipo de tributo” – había aportado  Jorge, vecino del barrio Las Lomas. Otros vecinos en tanto denunciaban la evidente evasión al fisco que realizaban quienes comercializaban el servicio de esta manera.

Ahora solo resta esperar que desde la Dirección de Transito y Transporte se intente detectar a las unidades que se encuentran trabajando fuera de la ley para proceder a las sanciones correspondientes.

A %d blogueros les gusta esto: