Estafa en los Registros del Automotor

Basado en documentación y pruebas aportadas por ciudadanos que se vieron perjudicados, Guido Lorenzino, el Defensor del Pueblo bonaerense, confirmó que hubo serias y enormes irregularidades en los Registros del Automotor, en donde se exigían pagos de multas de tránsito que legalmente no correspondían.

Tanto la Defensoría del Pueblo de Santa Fe, como ahora la de la Provincia de Buenos Aires, dejaron en claro que “cuando se vende un auto, las infracciones quedan a nombre del vendedor, dado que las infracciones no se transfieren con el vehículo”. Por lo tanto el Estado tiene que buscar las formas tradicionales de cobro de las infracciones pendientes al vendedor.

Sabido es que existen acciones civiles contra otros bienes, el Veraz, siendo el vehículo transferido sin deudas de multas. Ahora bien, si sucede que las infracciones de tránsito pasan a nombre del nuevo propietario, el Estado está realizando una estafa contra el comprador, quien podrá iniciar acciones penales por los delitos de estafa y asociación ilícita.

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires explicaron que  la Ley Nacional de Tránsito establece que el responsable de una infracción de tránsito es el conductor del vehículo al momento del hecho, y cuando no se puede identificar (a quién cometió la infracción) se presume que fue cometida por el titular del vehículo (artículo 75 inciso c, ley 24.449). Pero el responsable de la infracción de tránsito “siempre es una persona y no un vehículo”, por lo que las infracciones no se pueden transferir al nuevo propietario.

A %d blogueros les gusta esto: