Al límite de lo absurdo

Durante la mañana del lunes, se desencadenó una situación frustrante en el estacionamiento de Carrefour Market de Mateo Gelves y Av. Tapia de Cruz. Cuando dos vecinas, que se encontraban realizando compras, no pudieron sacar sus autos del estacionamiento por un vehículo mal estacionado.

 

Como es habitual en el resto de los clientes de la cadena de supermercado francesa, los autos son estacionados en la playa contigua al predio, como corresponde. Varias son las veces que el estacionamiento se encuentra repleto de vehículos, pero ninguno de sus conductores se encuentran realizando compras en el Market.

En esta oportunidad, la “avivada” llegó a su límite cuando una persona decidió bloquear la salida de dos autos, y dejar el rodado mal estacionado para “ir hacer trámites”,relataron el hecho las vecinas presentes. Pasados 40 minutos de espera y sin poder mover sus autos, las dos mujeres se acercaron al personal de seguridad del supermercado, quien no supo dar respuesta ni solución al problema.

En ese sentido, pidieron dialogar con el supervisor del supermercado, el Sr. Mauricio Campos. Lo primero que hizo fue llamar por alto parlante al propietario del auto mediante su patente. Al ver que la persona no se reportaba, el escenario se tornó más frustrante.

Finalmente el dueño del vehículo, un Renault blanco Sandero Step-way con patente AD 322 VA apareció, por sus propios medios, a los 60 minutos para retirar su camioneta. Según trascendió, la persona dueña del rodado era un masculino que se encontraba realizando chequeos médicos en el hospital zonal (ubicado enfrente), pero esa versión no se pudo corroborar, ya que el individuo no quiso dar declaraciones.

“Es muy triste que como sociedad nos pasen cosas así, no tener respeto por el otro. Si no podemos respetar el espacio de los demás no vamos a lograr nada como sociedad”, expresó una de las vecinas. Por otro lado, quedó en evidencia la falta de compromiso por parte de la sucursal de Carrefour para con sus clientes y empleados, ya que la empresa debería disponer de un personal de seguridad para controlar la playa de estacionamiento y evitar que vuelva a repetirse una situación similar a la del lunes.

 

A %d blogueros les gusta esto: