Arrojó a su bebé muerto a una zanja y quedó detenida

Una mujer que cursaba el noveno mes de embarazo manifestó que había realizado un aborto. Alguien de su entorno la denunció y la policía comenzó a investigar. Iniciaron una vigilancia de sus movimientos, aprehendiéndola cuando descartaba  el cuerpo del bebé que ya se encontraba en estado de descomposición.

El padre del nonato se dio cuenta que “ya no tenía vientre”, por lo que al ser indagada la mujer dijo que lo había abortado y que el cuerpo habría sido “enterrado en la casa de la enfermera”, sin dar mayores precisiones y argumentando que luego le diría el lugar exacto.

Algunos de sus dichos no convencían ni al padre del bebé ni a su familia, quienes terminaron denunciándola.

La policía se hizo presente en la vivienda ubicada en calle Los Jazmines al 2400 del barrio Luchetti, en Belén de Escobar, encontrando un colchón con manchas hemáticas, no así a la mujer, de 23 años de edad.

En ese marco, los uniformados tomaron conocimiento que ella se haría presente en la UFI de Escobar, aunque luego se habría arrepentido y le habría pedido a su hermana que la acompañe a “descartarse del cuerpo del bebé”, de acuerdo a lo informado por fuentes oficiales.

Con conocimiento de la Instructora Judicial, Dra. Álvarez, implementaron una vigilancia que dio como resultado la aprehensión de la mujer cuando intentaba descartarse del cuerpo sin vida de la criatura, ocultándolo dentro de una abundante vegetación existente sobre un lateral de la calle La Pampa entre Ruta 25 y Las Magnolias, a aproximadamente 300 metros de su domicilio.

El bebé, de sexo femenino, fue sacado por la mujer y depositado en la vía pública, a 100 metros del lugar donde estaba oculto en principio, envuelto en una manta blanca con flores. Estaba en avanzado estado de descomposición y con el cordón umbilical sin atar.

Dentro de una zanja, con agua y vegetación, los efectivos hallaron restos de placenta envueltos en una bolsa de nylon, que fueron secuestrados para realizarles una pericia.

Policía Científica de la Departamental y el Médico Policial informaron que el “parto” habría sido aproximadamente 72 horas antes y que el peso rondaría los 4 kilogramos.

Si bien la causa en un principio fue por “averiguación de ilícito”, la Fiscalía de Escobar dispuso la aprehensión de la imputada y el cambio de carátula a “abandono de persona seguida de muerte, agravado por el vínculo” y que le reciban su declaración por el Art. 308 del CPP. y posterior traslado a una dependencia policial.

Con estas pruebas ahora falta determinar cómo realmente sucedieron los hechos, ya que la mujer habría manifestado a su círculo familiar que se trató de un aborto inducido, en tanto que están tratando de confirmar si se trató de un parto a término y la posterior muerte de la recién nacida por abandono.

Al cierre de esta edición se realizaba la autopsia con la que la justicia podrá continuar con la investigación del caso y determinar el grado de culpabilidad de la acusada.

A %d blogueros les gusta esto: