Emocionante recorrida de Tu Mano Solidaria

Desde el sábado y hasta el lunes estuvieron visitando distintas entidades, y fueron acompañados por nada menos que los Reyes Magos. Se trata de los miembros de la agrupación Tu Mano Solidaria, club de fans de Luciano Pereyra que funciona en la localidad de Garín y, como su nombre lo indica, se encarga de tender una mano y desplegar solidaridad a su paso.

El fin de semana que pasó no fue la excepción, puesto que, habiendo previamente organizado una colecta de gran cantidad de golosinas y juguetes, comenzó su viaje para poder entregarlos en cinco sitios distintos.

El primer lugar en su itinerario fue el merendero “Rinconcito Alegre” de Matheu, en donde nunca antes habían estado, y que visitaron por primera vez el pasado sábado en compañía de los Reyes Magos.

Las emociones se mezclaban con el llanto. Muchos de los niños gritaban: ‘Es un milagro’, y uno comentó: ‘Le voy a pedir perdón a Dios, porque yo no creía en los Reyes’. Fue genial, increíble. En todos los lugares fue también muy emocionante”, rememoró María Ester Portillo, vecina de Garín a la cabeza de Tu Mano Solidaria.

El segundo destino fue el merendero “Luz Clarita” de Garín. En cada uno de los casos los Reyes Magos arribaron a bordo de un camión de bomberos amablemente cedido por el cuartel de las respectivas localidades.

La alegría continuó el domingo en el merendero Doña Mary de Béccar, en donde también llegaron escoltados por Bomberos Voluntarios de la ciudad.

Por si todo esto fuera poco, llegaron además hasta una casa de familia en el barrio Las Tunas de General Pacheco, en donde residen siete niños con su mamá. “Siempre asistimos a esta familia, así que este año no podían faltar los Reyes”, puntualizó Ester.

La maratónica recorrida finalizó en el Hospital Pedro de Elizalde, el pasado lunes, en donde la mañana transcurrió de una manera especial, muy emotiva y con mucho amor.

Todos estos lugares, un total de cinco, recibieron caramelos, juguetes, regalitos, y muchas fotos y momentos compartidos de la mano de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los niños, agradecidos.

A %d blogueros les gusta esto: