Confirmaron el procesamiento del prefecto que mató al vecino de Garín

La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento del prefecto Daniel Acosta, quien mató a un hombre en una cabina de peaje de la Autopista Illia en septiembre pasado tras un incidente de tránsito.

Así, Acosta, de 28 años, y que permanece en libertad, irá a juicio oral acusado por el delito de “homicidio doloso agravado por uso de arma de fuego”.

El fallo fue emitido este miércoles por la Sala I, a cargo de los jueces Mauro Divito, Pablo Lucero y Hernán Lopez, tras la apelación presentada por la fiscalía que llevó adelante la investigación del caso.

El pasado 12 de octubre, Acosta, acusado de asesinar a Damián Cutrera, fue excarcelado tras el pago de una fianza de 80 mil pesos.

Además del pago de la fianza, el imputado tuvo que fijar domicilio, no puede salir del país, y debe presentarse ante la Justicia cuando el Juzgado lo requiera.

La familia pide justicia

En los últimos días de octubre, al cumplirse un mes de su muerte, familiares, amigos y vecinos de Garín salieron a las calles para pedir Justicia por la muerte de Damián Cutrera, el conductor que fue acribillado por el prefecto Daniel Acosta tras un incidente vial en la autopista Illia. La esposa de la víctima, Mónica Rodríguez, indicó que se trató de un caso de gatillo fácil y dio a conocer una versión que faltaba de la historia.

En la marcha, con velas y fotos de la víctima, su esposa habló con el periodismo y recordó lo sucedido ese fatídico 30 de septiembre.

“Esa noche yo viajaba adelante con mi esposo, veníamos de un evento familiar. Llegando al peaje de la autopista Illia hay una estructura de cemento y un coche pasa por el costado haciendo una maniobra brusca. Tras pasar delante nuestro, el vehículo vuelve atrás y nos choca en dos oportunidades”, afirmó.

“Cuando llegamos al peaje, mi marido y mi hermano se bajaron del auto para ir a pedirle explicaciones al conductor. Mientras intenté desabrocharme el cinturón, en cuestión de segundos, escuché un ruido al que reconocí inmediatamente como un balazo”.

Tras el disparo, según el testimonio de Mónica, Cutrera se agarraba el pecho y repetía “me dio, me dio”, sus últimas palabras antes de caer boca arriba al piso. “Con mi hermano llegamos a agarrarlo. Después de eso, solo le salía sangre de su boca. Bajé el cierre de su campera con la esperanza que no estuviera el tiro en su corazón, pero tenía un inmenso agujero en el pecho. Le dije al oído que aguantara, pero no pudo”, cerró entre lágrimas el pasado 30 de octubre.

Versión del prefecto

Daniel de Jesús Acosta, efectivo de la Prefectura Naval Argentina, también dio su versión de lo ocurrido, asegurando que el disparo se produjo en medio de un forcejeo. “En las pericias de las reconstrucciones se pudo demostrar que el seguro que tenía el arma se pudo haber desactivado en medio del forcejeo”, indicó. “Yo solo empuñé el arma porque se me había salido de la cintura. La tomé con el dedo índice fuera gatillo, pero en el momento del último tironeo la agarré con toda mi mano porque pensé que tenía el seguro”, detalló.

A %d blogueros les gusta esto: