Los dueños de la calle y la vereda

Pasear a pie por las calles de la ciudad, antes que servir para la relajación o distracción, más bien puede ser causante de molestia debido a que uno se encuentra con abundantes obstáculos en ellas y en las veredas.

Más allá de la desprolijidad y la falta de conciencia ciudadana por parte de vecinos y comerciantes, los inspectores comunales, al parecer, no dan importancia a ese problema. A causa de esta situación, los transeúntes no tienen más opción que caminar por el pavimento, a riesgo de ser víctimas de un accidente.

Si bien el vecino común no ha tomado la responsabilidad del alquiler de un volquete toda vez que debe sacar deshechos a la calle, las empresas constructoras y los particulares que están edificando o realizando remodelaciones, tampoco lo hacen.

Las veredas son espacios por donde deben transitar los peatones, lo que significa que hay que dejarlas libres para esa finalidad. Esto que la mayoría de los vecinos y las autoridades conocen, en las distintas localidades del distrito aún no se hace cumplir. Mientras las aceras están permanentemente obstaculizadas se espera una pronta solución a esta problemática.

A %d blogueros les gusta esto: