Nueva amenaza de bomba en la Escuela Técnica Nº 1

Tal como lo reflejamos en ediciones anteriores, otra amenaza de bomba alertó a las fuerzas públicas del distrito. En esta oportunidad ocurrió en la E.E.S.T. N° 1, Hipólito Bouchard, ubicada en Independencia N° 450, en Belén de Escobar. Como en otras oportunidades, se trató de una falsa alarma.

La ola de amenazas de bombas en las escuelas escobarenses no cesa, y ya es una postal habitual ver a centenares de alumnos en las inmediaciones de los colegios debido a que se reciben llamados anónimos al 911 indicando que hay explosivos colocados en esas entidades.
Las consecuencias de un solo llamado son de alto impacto: se suspenden las clases, se convoca a personal de la Dirección de Explosivos de la Policía Bonaerense y uniformados de la comisaría de la jurisdicción deben presentarse para mantener alejados a los curiosos, lo que resiente el servicio de prevención en seguridad, además del caos de tránsito y los gastos económicos.
En este sentido, ayer pasadas las 15.00 desde el sistema de emergencias 911 alertaron al personal del Comando Patrullas que en la Técnica 1 habría una amenaza de bomba, episodio que ya se vivió otras veces en el mismo establecimiento educativo.
Los uniformados se hicieron presentes de inmediato en el establecimiento, entrevistándose con el director.
Arribó también personal de la Comisaría Escobar Primera, el móvil A-4 de Bomberos de Escobar, a cargo del subayudante Ortiz; el móvil N° 2 de Defensa Civil, el móvil ambulancia N° 36 del SAME y personal de la Secretaría de Seguridad, procediendo a cumplir con el protocolo de evacuación, quedando sin ocupantes y perimetrando la entidad educativa.
Acudió al lugar el perito en explosivos de la Delegación de Explosivos de San Isidro, en el móvil 41146, quien realizó las tareas de inspección, no encontrándose elemento alguno vinculado a la denuncia.
Se iniciaron actuaciones por “intimidación pública”, tomando intervención la UFI N° 5 de Escobar.

Una práctica que debe terminar

Cabe apreciar que, en medio de una emergencia educativa que afecta a las escuelas de toda la provincia de Buenos Aires, las constantes amenazas de bomba que reciben los colegios del distrito, independientemente de su motivación y ya sea en tono de travesura o con ardides políticos detrás, a fin de cuentas afectan el normal transcurso de las clases y perjudican principalmente a los alumnos y a su desenvolvimiento dentro del aula.
Este tipo de situaciones deberían detenerse de inmediato, no solo por el inmenso gasto de energía y movilización de las fuerzas de seguridad que suponen, sino también porque quienes están detrás no pueden ser sino personas adultas, teniendo en cuenta que los llamados de amenazas realizados al 911 por parte de menores de edad no suelen ser tenidos en cuenta por el personal especializado.

A %d blogueros les gusta esto: