Julián Rondán: no tenía techo, hoy tiene trabajo

Se trata del vigilador con discapacidad, hipoacúsico y víctima de una cruel enfermedad como es la diabetes, que tiempo atrás se había quedado en la calle tras un conflicto familiar y se encontraba viviendo en el Hospital Erill.

 

El Diario de Escobar reflejó su historia, para en el día de hoy volver a difundir el caso, esta vez con excelentes novedades.

Recientemente, Julián Rondán firmó un contrato con la Municipalidad de Escobar por un puesto de trabajo como sereno en el Polideportivo de Loma Verde. Asimismo, desde la comuna colaboraron con heladera, cama, colchón, frazadas, mesa, dos sillas y un adelanto para que el joven de 41 años pueda pagarse un alquiler.

“Hicimos que se cumpla la ley de inclusión de las personas con discapacidad. Acá tenemos un resultado muy bueno, que es devolver la dignidad a una persona”, expresó al respecto Marcelo Gustavo Ruiz, su compañero y amigo, quien le tendió una mano mientras se encontraba en su peor momento.

Miembro del Consejo Consultivo de Discapacidad, y actual referente de la agrupación 11 de Noviembre, Ruiz se encargó de realizar incansables gestiones ante la Municipalidad de Escobar y autoridades, hasta conseguirle a Juilán no solo un lugar para vivir, sino también un empleo.

Previamente, el ex vigilador y custodio se encontraba en situación de calle, con discapacidad auditiva y con altos niveles de diabetes: “Hoy paso a tener un trabajo gracias a una gestión en conjunto del Consejo Consultivo de Discapacidad. Para hacer valer los derechos de las personas con discapacidad como único fin y dar a Julián un respaldo, siempre como compañero”, explicó.

“Agradezco a la secretaria de Desarrollo Social de Escobar, a su director de Discapacidad, Martín Córdoba, al equipo que asistió en Salud haciendo posible que hoy tenga un hogar, al área de empleo, y al Municipio de Escobar por devolver la dignidad con un trabajo. Hay leyes muy claras, trabajamos para que se cumplan”, finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: