Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer

En el marco de un nuevo aniversario por los derechos de las ciudadanas argentinas, hablamos con las mujeres en la política escobarense: Gabriela Garrone, actual Presidenta del Honorable Concejo Deliberante y flamante Secretaria de Proyección Institucional y la Laura Russo, Diputada Nacional.

 

En el HCD hay 11 mujeres que trabajan en representación del pueblo de Escobar a la par de los hombres, que son 13. Y, por primera vez en la historia de escobar, cuentan con una mujer en la presidencia.

“Empecé a trabajar en política por un deseo muy sentido en mi vida, que es ayudar a la gente. Me tocó hacerlo desde distintos cargos tanto en el Ejecutivo como el Legislativo que, para mí, no son más que formalidades pero me permitieron hacer de esto un estilo de vida que disfruto mucho, aprendiendo cada día de la solidaridad, el compañerismo, la compasión y la empatía profunda que se construye con quienes necesitan resolver problemas tan diversos. La gente, cuando se une, puede construir una de las fortalezas más grandes del mundo”, nos contó Garrone, y cerró diciendo que “la incorporación de las mujeres a la política es un paso histórico del que estoy profundamente orgullosa porque justamente, el real objetivo de la política, es ayudar. Y en eso no hay ningún tipo de diferencia de género”.

 

 

La paridad de género significa que hombres y mujeresson iguales en posiciones de poder político, económico y social. Estoes considerado una característica valiosa y habla de la calidad democrática de un país.

Una lucha que hoy está más activa que nunca. Aunque siempre opacada por otros acontecimientos. La pelea por la igualdad de derechos políticos entre el hombre y la mujer se remonta, mundialmente, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. En ese entonces, la primera Guerra mundial colocó en un segundo escenario el pedido de las mujeres que exigían sus derechos.

En Argentina, la situación no es mejor.  Recién en 1912, con la Ley de Sáenz Peña, el sufragio universal tuvo un cambio significante, claro, pero para los hombres.  La espera era y todavía es, agotante para las mujeres.

En el medio, hubo otros intentos de tratar el voto femenino pero nada ocurrió hasta la llegada del peronismo, en 1947. Cuando la figura de Eva Perón logródar un salto  por la lucha de igualdad de derechos. “La mujer debe afirmar su acción, la mujer debe votar”.

Laura Russo, por  su parte, expresó que “Las mujeres argentinas llevamos más de un siglo de lucha por la conquista de nuestros derechos. Mujeres como Julieta Lanteri, por ejemplo, una italiana nacionalizada argentina que pudo votar por primera vez allá por 1910. Y no sólo eso. Fue la primera mujer candidata a diputada. Luego, la ley de 1912 nos dejaría a las mujeres otra vez excluidas del sufragio al imponernos el requisito del servicio militar. Años más tarde, durante la presidencia de Perón, la cristalización del sueño colectivo se hizo Ley y Evita puso voz a la conquista de tantos años. Hoy, seguimos dando la batalla por los derechos que aún quedan por conquistar. Tomamos las banderas de muchas mujeres que cambiaron la historia y de ellas aprendimos a levantarnos de los tropiezos con más fuerza todavía.Somos herederas de una potente historia y creadoras de un futuro esperanzador que en este presente se resignifica con nuevos proyectos que son pilares de los derechos nuestros del mañana”.

El Congreso sancionó la ley  y, el 11 de noviembre de 1951, votaron por primera vez, en nuestro país, más de 3.500.000 mujeres dando como resultado la reelección de Juan Domingo Perón. Ese día, el 90% del padrón femenino concurrió a sufragar.

Ya pasaron 70 años de ese épico momento, y sí, hacemos pasos grandes, pero nos lleva décadas. En 1997, por la ley 24.785, se estableció que cada 23 de septiembre se conmemore el “Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer”. Esto es en homenaje a la sanción de la ley 13.010 que establece el voto femenino.

Recién en el año 2000 se aplicó, por primera vez, la Ley de Cupo, que amplía las posibilidades de participación real de las mujeres en el Senado de la Nación. Fue en 2005 que se registró un 43,66% de participación en Senadores y 33,46% en Diputados.

De esta forma, se cumplía el sueño de luchadoras feministas como Alicia Moreau de Justo, Elvira Dellepiane de Rawson, la poetisa Alfonsina Storni y Silvina Ocampo, quienes desde los inicios del siglo XX luchaban por la sanción de esta ley.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: